Skip to content
Home » Noticias » SALTOS DEL LAJA

SALTOS DEL LAJA

Aunque estas cataratas eran conocidas por tribus primitivas vecinas, los primeros ojos que contemplaron este lugar con espíritu turístico, fueron los del gobernador español Manuel de Amat y Juniet.
El Gobernador conoció el lugar con ocasión de un parlamento celebrado en 1756 en las cercanías del salto con mapuches y pehuenches.
El parlamento se realizó en la víspera de Navidad y en su descripción del salto dice Amat : “El ruido que causa es tanto que en tres o cuatro cuadras de distancia no se puede conversar sino en voz alta y a mayor distancia se padece la lluvia de la niebla que levanta el viento si es contrario”.
El salto fue un punto importante también en la historia. Como parte del río Laja, constituyó la llamada “Isla de la Laja”, que era el espacio que delimitaba el río Laja por el norte, el río Biobío y Duqueco por el sur. Este triángulo arenoso semidesértico, tuvo una trascendencia histórica, aunque al comienzo el indígena y español eludió tan inhóspita región, representando la tierra de nadie en la secular Guerra de Arauco.
El río Laja nace en el lago de igual nombre y se inicia su descenso teniendo como tributarios al río El Toro, Polcura, Trubunleo y Rucúe. Recorre 148 kilómetros en dirección central oeste, hasta llegar al salto; en todo su trayecto está rodeado de arenales.
El Salto del Laja esta constituido por tres caídas independientes. Su origen se debe a la presencia de bancos alternados de tobas endurecidas y areniscas blandas, perforadas en parte por las aguas. Aguas servidas del Salto, el río es tranquilo pero muy bajo, pudiendo ser vadeado con gran facilidad. Aguas abajo, se reduce a un profundo y angosto cañón de unos cuatro kilómetros de largo y veinte metros de ancho en que corre con gran velocidad.
Continuando su viaje, el Laja confluye con el río Claro hasta unirse con el Biobío, culminando su recorrido tras andar 177 Kms. desde su nacimiento en el Cerro Campamento en la alta cordillera.
Las caídas de agua del río Laja o Salto del Laja, tiene una altura de 55 mts., la principal, que se ve desde la carretera; la segunda caída que da hacia el este, tiene una altura de 35 mts. y el tercer salto que se ubica en medio de los anteriores mide unos 20 mts., siendo notorio su caudal cuando en primavera crece el río producto de los deshielos.
El paisaje circundante está constituido por vegetación tipo nativa tipo esclerófilo con especies de boldo y quillay y xerófitas como el espino (que encuentra aquí su límite sur de distribución), y árboles como álamos, eucaliptus y sauces entre otros. Lo que configura un atractivo turístico de nivel internacional.
En cuanto al equipamiento turístico, a orillas del salto se levanta el complejo turístico “Hostería y Cabañas Salto del Laja”, que cuenta con una hostería y cabañas con departamentos para recibir hasta cien huéspedes tiene además, una piscina con agua del río. Caballos para excursiones y un parque con ciervos y llamas. Cruzando la carretera y al borde del río, se encuentra el complejo turístico Los Manantiales con una hostería de varios niveles con una excelente vista del salto.
Además cuenta con cabañas y departamentos, tres piscinas naturales, canchas deportivas y para quienes gustan de la vida al aire libre, existe un completo y bien acondicionado camping.
Un par de kilómetros del puente carretero, desviándose hacia la izquierda por un camino de tierra se llega al costado sur del río Laja, donde existen verdaderas piscinas naturales con numerosos camping de distinta capacidad y servicios.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.