Mapa del Sitio | F.A.Q. | Contacto | Web Mail | Búsqueda | Familia Fraczinet Sáez Producciones Educativas
Provincia del Bío Bío, todo sobre la provincia y sus comunas
Mundo de la Cultura
Otros
La Historia de Nuestros Abuelos
Miguel Arteche  
Miguel ArtecheMiguel Arteche El labrador del espíritu

Miguel Arteche nació en Nueva Imperial en julio de 1926. Pero su infancia y adolescencia transcurrieron en Los Angeles. En el Liceo de Hombres se gestó su vocación, a la sombra del mítico cura Arteche. En 1996 recibió el Premio Nacional de Literatura, por su vasta obra y trayectoria.

Extractos de "Los Angeles de la Provincia".

"...Mi papá era mi tío. El cura Arteche. Porque, en ese tiempo yo no me llamaba como ahora me llamo (żme ves aún San Miguel?), pero nadie dejaba de nombrarme así: Arteche. En esos ańos mi nombre completo (żlargo, no?) era Osvaldo Nicolás del Carmen Salinas Arteche, y ni siquiera había pensado en escribir un verso. Doce ańos más tarde los escribía en Quintero, bajo la impresión de unos poemas de Cernuda. Pero el otro -1932-. Otra vez el tiempo: que no es lineal, que está lleno de recovecos, que retrocede y vuelve, que se estira y encoge, que regresa en la noche dándonos más presencia en las ausencias de los meses.

Para los que se interesen: la imagen de mi tío Gonzalo Arteche Bahillo puede sustituir a otra, perdida y desconocida: la del padre. El cura -cuya foto tengo frente a mi mesa de trabajo: amplia sotana limpísima, bastón con empuńadura de plata, contera reluciente, sombrero de teja - tiene prestancia y seguramente más de una beata suspira por él; sabe escribir música. Es el autor del himno del Liceo de Los Angeles..."

Las noches de Los Angeles. Las noches de la provincia. Cuando el hombre esté por suicidarse en las ciudades (si es que ya no lo está haciendo); cuando sólo respire miasmas en las calles; cuando su odio, luego de volverse contra los demás, se vuelva contra él mismo; cuando ya no soporte más esa bazofia que le suelen vomitar hoy por la televisión, ese nuevo Eldorado; cuando un libro valga por el dinero que produce, el horror que produce, el sexo que produce, el odio que produce, luego de haber sido destrozado el escritor y explotado antes y después de su muerte: entonces habrá que regresar a la provincia.

Pero Ącuidado!, que tampoco está allí el Edén. Porque la provincia tiene terrores alucinantes. żO habrá que regresar a la infancia de la provincia? pero ésta tiene también miedos. La provincia de la infancia no tenía tiempo: no había que mirar relojes, ni las hojas del calendario. Había tiempo para eso que el hombre ha olvidado y perdido: mirar, mirar en silencio y largamente, los árboles, la tierra mojada por la lluvia, un rincón de algún otońo, el viento, la sombra que proyecta un ciprés bajo la luna, las aves (esos queltehues de mi infancia, con sus larguísimas patas, hieráticos, sacerdotales), las plantas (las hortensias del patio de la casa parroquial).

Mirar todo sin que nadie te interrumpa: entrar en las cosas, ser uno con ellas, ser las cosas. Antes de ir a la muerte. La muerte que se conoce más tarde: en la adolescencia, cuando conocemos la fugacidad del amor de la mujer.

 
Categorías
Descubra en nuestras Categorías los elementos patrimoniales de la provincia.
La Mejor Selección de Imágenes

Revise el más completo Archivo Digital de la provincia.
En la Ruta
En la ruta
Conozca a los Artesanos de la Historia que en sus labores públicas o privadas dieron forma a nuestra provincia.
Publique en Nuestro Bio Bío.cl

Asesorías
Obtenga asesoría directa
Contáctese con nuestro equipo.

También Estamos en...

   Mapa del Sitio | F.A.Q | Contacto | Web Mail | Búsqueda | Empresas Patrocinantes                                 Agregar como Página de Inicio